Homologaciones

El Reglamento de Vehículos Históricos, aprobado por Real Decreto 1247/1995, para que un vehículo se pueda considerar histórico éste deberá tener una antigüedad mínima de 30 años y haber superado la ITV. También se pueden considerar como históricos los vehículos que por sus características estas sean especiales o singulares, o bien por su escasa fabricación. También por pertenecer a algún personaje famoso o célebre.

 

PARA QUE SE PUEDA CONSIDERAR UN VEHÍCULO HISTÓRICO DEBE ESTAR EN SU ESTADO ORIGINAL, TAL Y COMO SALIÓ DE FÁBRICA.

¿Quieres sabes más?

Para homologar un vehículo histórico es necesario presentar, como mínimo y según el RD 1247/1995, la documentación detallada a continuación:

  • Ficha reducida de características técnicas realizada según normativa, firmada y sellada por club relacionado en materia de vehículos históricos.
  • Certificado del fabricante o en su defecto de un club o entidad relacionada con vehículos históricos, donde se indique las razones por la que podría procederse a la catalogación del vehículo como histórico explicado con detalle.
  • Informe de conformidad procederá de un laboratorio o servicio técnico de vehículos acreditado por la Comunidad Autónoma donde resida el interesado, certificará que dicho vehículo cumple para ser vehículo histórico.
  • Todos estos trámites son necesarios para modificar su documentación técnica, incluida su tarjeta ITV o ficha técnica y permiso de circulación para matricularlo histórico.

Un ingeniero debe realizar un informe técnico necesario para que puedas superar las pruebas de laboratorio y el vehículo quede catalogado como histórico. Nosotros te lo podemos facilitar. 

VENTAJAS DE LOS VEHÍCULOS HISTÓRICOS

  • Exento del pago del impuesto de circulación, esto dependerá del Ayuntamiento en el que esté inscrito el vehículo.
  • ITV con periodos de revisión más amplios. 
  • Evitarán de realizar ciertas pruebas en la revisión ITV tales como emisiones contaminantes, ruido, …etc.
  • Seguro obligatorio más económico según compañía aseguradora.

INCONVENIENTES DE LOS VEHÍCULOS HISTÓRICOS

  • Una vez catalogado el vehículo no se podría reformar.
  • Restricciones de circulación, según antigüedad y características del vehículo, impuestas por el laboratorio de vehículos.
  • En ningún caso se limitara el kilometraje al año.

Motos históricas: matriculación, legislación, requisitos, ventajas e inconvenientes

Una moto de más de 30 años puede ser considerada como histórica por la DGT, lo que puede tener ciertas ventajas si consigue cumplir con los requisitos necesarios.

Si tienes una moto antigua en casa, lo primero que debes saber es que una moto histórica no es lo mismo que una moto clásica. Tener “todo un clásico” en el garaje no significa que nos encontremos ante una moto histórica. Pero si tu moto cumple con ciertos requisitos es posible que pueda ser considerada histórica, lo que te puede suponer ciertas ventajas si la matriculas como tal.

Según la DGT“Un vehículo histórico es aquel que por su antigüedad – al menos 30 años,- interés o singularidad merezca una consideración especial que proteja su carácter representativo y simbólico, resguardando así el patrimonio cultural y simbólico de nuestro tiempo y permitiendo su utilización con la debida seguridad técnica y mecánica”.

Si crees que tienes una moto con estas características toma buena nota, porque te vamos a contar cómo debes hacer para comprobar si tienes una moto histórica, y en tal caso cómo puedes hacer para matricularla y disfrutar de las ventajas que eso supone.

¿Qué requisitos debe cumplir una moto histórica?

Para saber cuándo una moto puede ser considerada histórica recurrimos de nuevo a la DGT y a lo estipulado en el Real Decreto 2822/1998, que es el Reglamento General de Vehículos, y en el Real Decreto 1247/1995, que es el Reglamento de Vehículos Históricos. En caso de duda te recomendamos consultarlos.

En definitiva, debemos tener en cuenta que una moto puede ser considerada un vehículo histórico en estos casos:

  • Que la moto tengan una antigüedad mínima de 30 años (antes eran 25, pero se amplió a 30 en 2018)
  • Que la moto está incluida en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o declarada bien de interés cultural, que tenga un interés especial por haber pertenecido a alguna personalidad relevante o por haber intervenido en algún acontecimiento de trascendencia histórica.
  • Que sea considerada vehículo de colección, que por sus características, singularidad, escasez manifiesta u otra circunstancia especial muy sobresaliente, merezca acogerse al régimen de los vehículos históricos.

Siempre que cumpla con los siguientes tres requisitos:

  • Que la moto fuera fabricada o matriculada por primera vez con una anterioridad de treinta años, como mínimo.
  • Que su tipo específico haya dejado de fabricarse. Es decir, que ese modelo ya no se fabrique.
  • Que esté en estado original y no haya sido sometida a ningún cambio fundamental en cuanto a sus características técnicas o componentes principales, como el motor, los frenos, la dirección, la suspensión o la carrocería.
 

Documentación que necesitas para matricular tu moto como histórica

Nadie dijo que esto fuera a ser un proceso sencillo. La documentación que necesitas es numerosa y la puedes consultar al completo en la página Web de la DGT, pero para que te hagas una idea aquí te hacemos un pequeño resumen. Para matricular tu moto como histórica necesitarás:

  • El impreso oficial debidamente cumplimentado.
  • La identificación del propietario de la moto.
  • El justificante de haber realizado el pago de la tasa de matriculación correspondiente de la DGT o resguardo de la misma.
  • La resolución del órgano competente de la Comunidad Autónoma en la que se cataloga al vehículo como histórico.
  • La tarjeta de inspección técnica expedida por una estación ITV de tu provincia, en la que se haga constar la matriculación como vehículo histórico.
  • Cuatro fotografías en color del vehículo (ambos laterales, delantera y trasera).
  • El permiso de circulación y tarjeta de ITV, si el vehículo está en circulación.
  • La documentación extranjera del vehículo, si el vehículo procede de otro país.
  • Una acreditación de la propiedad del vehículo en el caso de que no sea el mismo titular el que va a matricular y el que figura en la documentación original.
  • La acreditación de pago de impuestos.
  • Documento Único Administrativo (DUA), expedido por la Aduana en el caso de que se trate la moto importada de terceros países.

Qué pasos has de seguir para matricular tu moto como moto histórica

Si crees que cumples con los requisitos y que puedes conseguir toda esa documentación, el proceso será de la siguiente manera. El primer paso es que tu Comunidad Autónoma catalogue tu moto como vehículo histórico, para lo que deberás solicitar la inspección del vehículo por un Laboratorio Oficial acreditado por el órgano competente de la Comunidad Autónoma, así como presentar la documentación que te soliciten.

Si la Comunidad Autónoma cataloga tu moto como un vehículo histórico deberás solicitar una inspección técnica en una ITV de tu provincia indicando que se trata de una inspección para conseguir una matrícula histórica.

Si todo es correcto, la ITV emitirá una tarjeta ITV de vehículo histórico, en la que se indicará la fecha de fabricación del vehículo (si se conoce), las limitaciones de circulación y las condiciones técnicas exentas que recoja la resolución de la catalogación.

Aunque la tasa de matriculación de una moto es de 97,80 euros, entre unas cosas y otras es posible que todo el proceso alcance los 500 o 600 euros en total.

Ventajas e inconvenientes de matricular tu moto como moto histórica

Por lo general, sí suele interesar matricular tu moto como moto histórica. Son más las ventajas que los inconvenientes, y en muchos casos suelen ser motos que utilizamos en veces contadas, por lo que las desventajas que pueda tener un vehículo histórico se ven minimizadas.

  • Ventajas de una moto histórica:
    • Las pólizas de seguro de los vehículos históricos son más baratas.
    • Las inspecciones obligatorias de la ITV son cada más tiempo.
    • No necesitan cumplir las legislaciones anticontaminación actuales, lo que afecta a la emisión de gases y ruidos.
  • Inconvenientes de una moto histórica:
    • En ocasiones los seguros aplican restricciones y cláusulas en sus pólizas, como un número máximo de kilómetros recorridos al año o una periodicidad de uso.
    • Puede haber limitaciones de uso. Por ejemplo, si no dispone de los sistemas de alumbrado y señalización óptica exigidos por la legislación sobre tráfico, no podrá circular entre la puesta y la salida del sol o en condiciones de visibilidad reducida.
    • Las motos clásicas que no superen los 40 km/h deberán circular por el arcén, las que no superen los 60 km/h no podrán circular por autovías o autopistas.
    • En determinadas fechas y vías, mediante resolución de la Dirección General de Tráfico, podrá prohibirse la circulación de los vehículos que no sean capaces de superar la velocidad de 80 km/h. 
    • Al ser un vehículo histórico, el Estado puede hacer uso de los derechos que adquiere sobre nuestra moto, pudiendo solicitarla para exposiciones o eventos.

Como ves, las condiciones de muchos de los inconvenientes son las mismas que tendríamos con nuestra moto aunque no fuera matriculada como histórica (luces, velocidades mínimas en vías, etc), por lo que cada cual ha de valoras los pros y los contras de su situación para saber si interesa o no matricular una moto como moto histórica.